Proyecto #mujeresconsuperpower

El próximo 1 de diciembre iniciamos un nuevo proyecto social con mucha ilusión: Proyecto #mujeresconsuperpower.

Cada semana publicaremos una divertida entrevista a una fabulosa mujer del siglo XXI en el blog literario de la web.

El público al que va dirigido son niños y niñas hasta los 12 años.

El objetivo es desarrollar la empatía y la curiosidad hacia mujeres de hoy en día que son socialmente relevantes por su profesión, sus logros, su personalidad, sus reivindicaciones, su día a día, etc… desde médicas, amas de casa, cantantes o herreras hasta científicas, escritoras, deportistas o directivas.

¡No te lo puedes perder!

https://editorialfuendepila.com/mujeres-con-superpower/

“Los cuentos son excusas para enseñarles el mundo a los niños”

Por Adriana Birsan el 12 Nov, 2018

Anita de Arbués, con su nombre real Ana Laín Lázaro, es una escritora y editora aragonesa especializada en literatura infantil que un día vivió algo mágico: descubrió la lectura por placer. A partir de ahí empezó a “viajar, soñar, descubrir nuevos mundos, aprender, disfrutar”. Hasta la escritura, solo tuvo que dar un paso.

Publicó 22 cuentos infantiles en los que se abordan situaciones de difícil manejo para los niños y niñas pequeños, como son la llegada de un hermanito y los celos que ello puede provocar, el divorcio de los padres,  la enfermedad y hospitalización de los pequeños, la empatía y comprensión hacia niños y niñas que son distintos o la convivencia con la enfermedad de alzheimer de los abuelos, entre otros.

Fue finalista en 2013 en el concurso mundial de cuentos para educar en valores de AMEI-WAECE, finalista del Premio Aragón en la Red de Heraldo de Aragón en 2014 y finalista en el Certamen nacional “Españoles hechos de talento 2015“.

¿Por qué firma con el pseudónimo Anita de Arbués?
Arbués es el pueblo de mi padre, mis abuelos y mis antepasados hasta el siglo XVI que pueda demostrar y es donde he pasado mi infancia y donde siempre he tenido mi cuartel general. Me siento totalmente conectada allí. A veces recorro el pueblo y toco las centenarias piedras de la iglesia o de las casas y siento la fuerza de la historia y de mis antepasados claramente. Por eso decidí tomar el topónimo como parte de mi nombre, como en épocas antiguas.

¿Cómo descubrió su talento?
Escribo desde que tengo uso de razón. Con trece años descubrí la lectura por placer. Hasta entonces había leído lo que me decían en el colegio, como todos los niños. A partir de ahí no pude parar de leer. Si en el colegio nos mandaban leer ‘Zalacaín el Aventurero’, yo le pedía a mis padres la bibliografía completa de Pío Baroja y lo mismo con Lope de Vega, Alarcón, Moratín o Lorca. Me daba igual, todo me gustaba.

¿A cuál de sus libros le tiene más cariño y por qué?
Todos los libros son especiales y los quiero a todos por igual. Pero es verdad que algunos han sido un punto de inflexión en mi carrera literaria por varios motivos. ‘Sara y pelusa’ por ejemplo, está ilustrado por Sonia Aldama. Lo escribí y edité en 2009 y fue la primera vez que contraté y pagué a un ilustrador para que completara mi relato. Es una historia que me contaba mi abuela de pequeña y le tengo mucho cariño. Ella me decía que había ocurrido de verdad en Paternoy, el pueblo donde ella nació.
‘El truco de las mil sonrisas’ es un cuento muy especial para mi. Está ilustrado por Francisco Javier Martínez y trata el tema de la hospitalización y enfermedad de los niños. Es un tema muy personal que yo he vivido de cerca. Es una temporada delicada tanto para los niños como para las familias y se lo escribí a mi hijo cuando estuvo muchos meses hospitalizado. Los niños cambian de entorno, todo es nuevo y amenazante y necesitan esperanza y tranquilidad.

¿Qué nos cuenta sobre su libro mas reciente?
‘Yo no quiero ser princesa’ ha sido un punto de inflexión. Publicado en 2017, ha funcionado muy bien en el mercado infantil y ha supuesto la creación definitiva de Editorial Fuendepila. Trabajar con Mamen Marcén ha sido una delicia. Actualmente tenemos un proyecto que saldrá a la luz a finales de noviembre y va a conmocionar al mundo educativo. El cuento se titula ‘Yo quiero ser futbolista … o no’. Está prologado por Alberto Zapater, capitán del Real Zaragoza y quiere transmitir tanto a niños, como a entrenadores y a las propias familias la importancia de los valores en los juegos deportivos. Voy a muchos colegios a lo largo del año y en la mayoría me dicen que el fútbol es un deporte que genera muchos conflictos en los recreos. Incluso lo han prohibido varios días a la semana. El cuento quiere concienciar a los niños sobre la importancia de la honestidad y el esfuerzo a la hora de conseguir nuestros objetivos.

¿Y cuáles les gustan más a sus hijos? ¿Ellos participan de alguna forma?
Mis hijos son mis mejores fans y mis terribles críticos. Me dan ideas, nombres, situaciones, … a los niños les encanta crear, y darles la oportunidad es fantástico. Luego hay niños que tienen más desarrollada la competencia matemática o la creativa, pero en general cuando son pequeños disfrutan con la creatividad, el arte y la imaginación.

¿Por qué es importante que un niño tenga contacto con los libros desde muy pequeño (aunque no sepa leer)?
A veces estoy en las ferias del libro y algunas personas me dicen: “Es que aun no sabe leer, ya se lo compraré cuando lea”. Eso es un error. A los niños hay que leerles desde que son bebés. Porque son como esponjas y adquieren mucho más vocabulario y sentimientos del que nos imaginamos. Si les hemos acostumbrado a leerles desde bebés cuando vayan creciendo pedirán cuentos y libros, sino será más difícil. Sin contar, además del vínculo emocional que se crea. ¿Quién no ha disfrutado de ese momento antes de dormir arropado junto a tu hijo y leyéndole un libro?

Decía que los cuentos son excusas para enseñarles el mundo a los niños…
Sí. Además son excusas para entablar conversaciones con ellos. Son excusas para fomentar la empatía y la identificación de emociones en ellos mismos y en los demás por medio de los personajes que aparecen en los cuentos, sea un ratón, un niño o una abuela los personajes. El día de mañana les ayudará a tener un criterio propio. Sabrán expresarse y dar su opinión de forma sana. Les ayudará incluso a resolver conflictos de forma coherente.

Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro” decia Emily Dickinson. ¿Sigue siendo esto verdad en la época de las tablets y los móviles?
Soy muy pesimista con el tema de las nuevas tecnologías, lo siento. Sé que son necesarias y que es el futuro. Pero creo que no estamos preparados. Soy la primera que me formo e intento estar al día de las redes sociales, las APPS y lo que haga falta, pero cuando veo a un bebé en el carrito viendo dibujos de Pepa Pig en el móvil me entra mucha tristeza.

Los niños deben saber cómo funciona una tablet y estar al día de las nuevas tecnologías pero con sentido común, que diría mi abuela. Los niños deben tener tiempo de jugar “con juguetes”, de aburrirse, de hacer puzzles y jugar con juegos de construcción o de roles, de imaginar ser piratas o leones, de socializar, de resolver conflictos con otros niños. El “ya no juego” o el “pues me enfado” son cosas normales que tienen que pasar para que sepan cómo resolver conflictos el día de mañana.

¿Cómo es posible que los niños antes de los 12 años tengan iphones o móviles de última generación? ¿En realidad han pensado los padres para qué los necesitan?

La ilustraciones completan un libro. ¿Cómo tienen que ser en los libros infantiles?
La ilustración es la parte más importante del cuento. Tanto a niños como a adultos nos pasa que nos llama la atención más un tipo de dibujo que otro. Pero en el caso de la ilustración infantil, las imágenes son obras de arte per se. Los niños ven reflejada la emoción, la situación, el problema al que se enfrenta el protagonista. Pero son ellos los que se ven reflejados en los personajes.
Las ilustraciones muchas veces podrían contar la historia sin el texto. Este mes precisamente voy a publicar un cuento muy especial que aúna fotografías reales con poemas para niños, con actividades y una guía para familias y educadores.

¿Los libros ayudan a superar miedos, pérdidas a aprender, a controlar sentimientos?
Sin duda. Leer tiene que ser divertido y hay que disfrutar con ello. Pero el cuento tiene un gran componente pedagógico. Y no lo digo yo. La transmisión oral de los cuentos se realizaba a la luz de la lumbre de generación en generación precisamente para eso, para advertir de peligros, para aconsejar, para transmitir una historia tribal o familiar, para servir de ayuda moral o ética.
¿Cuándo fue la primera vez que se escuchó Pedro y el lobo? Apostaría lo que fuera que fue el primer cuento de la historia.
Actualmente tenemos la suerte de contar con escritores y profesionales que ponen su experiencia al servicio de problemas como la pérdida de un ser querido, los miedos evolutivos o la separación de los padres.

¿Qué es el sistema de creación de cuentos para niños y niñas ‘AdA System’?
AdA System es un sistema de creación de cuentos que diseñé hace unos años. La Asociación Sin Límites para niños de altas capacidades contactó conmigo en 2011 para dar unos talleres de cuentos a los niños de la asociación. Fue tan gratificante y maravilloso el resultado que para otros años estructuré y definí una serie de divertidas tareas y dinámicas en las que los niños (incluso los que no saben escribir) son capaces de realizar su propio cuento.
Actualmente estoy recogiendo estos trabajos en dos libros que, si todo va bien, verán la luz en la primavera de 2020. Uno es ‘Cómo conseguir que un monstruo lea’ y ‘La fábrica de cuentos’.

¿Qué nos cuentas sobre el método Emociona-T?
Es un proyecto de inteligencia emocional para niños de dos a doce años que he creado junto con la psicóloga aragonesa Victoria Martínez. Ella es la parte clínica y profesional, y yo la parte creativa. Hemos creado un novedoso método por el cual los niños aprenden a identificar, nombrar y gestionar sus emociones de forma sana. Tanto las suyas como las de los demás. Está pensado para utilizarlo en todos los ámbitos: en casa, en el aula y en la consulta.
El material es muy divertido y didáctico, tenemos la baraja de cartas, el dado de las emociones o el tablero de los sentimientos, así como cuentos y material más preciso.

Día de las librerías 2020

Cartel realizado por el ilustrador alicantino Ximo Abadía para el día de las Librerías 2020 organizado por CEGAL, la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros

Este año todas las celebraciones son un poco tristes por la actual situación sanitaria y económica.

Pero el día de las librerías este año debe ser un día de apoyo y esperanza para un sector que ya lo tenía difícil antes de la crisis.

Las librerías no son tiendas corrientes. A las librerías vas como a terapia o como a un parque de atracciones: a calmarte, a disfrutar, a exculparte o a regocijarte.

En esos pequeños y acogedores reductos he presagiado la escandalosa sensación de encontrar el libro que buscabas, o de descubrir otro que no buscabas.

Las charlas adorables con los libreros y libreras, que se alargan menos de lo que querrías porque tienen más clientes que atender.

La sorpresa ante nuevas ediciones, algunas delicadas, otras bombas de relojería.

Las librerías nos dan mucho, casi tanto como el yoga, el deporte o el punto de cruz. Podemos devolverles un poquito de su generosidad si vamos regularmente y adquirimos cada vez un título.

«CARDENALES, OBISPOS, EMPERADORES, REYES , PRÍNCIPES, entre vuestras
grandes obligaciones iguales á vuestragrandeza, una es amparar á los amigos de Letras
«

Así comienza el último capítulo del libro «De las librerías, de su antiguedad y provecho, de su sitio, de la estimación que de ellas deben hacer las repúblicas, y de la obligación que los príncipes, assi seglares como eclesiásticos, tienen de fundarlas, augmentarlas y conservarlas»

Fue escrito por Diego de Arze, censor y calificador del santo oficio, al que le debemos, entre otras hazañas, haber censurado la obra de Lope de Vega La Gobernadora en 1521, hoy desaparecida.

Atribuye la primera librería a Seth y su hijo Enos. E indica que Noé tuvo librería en el arca, al recoger por lo menos un volumen de las profecías que le dió Matusalén.

Las librerías serían coetáneas de las bibliotecas. Podríamos imaginarnos perfectamente a los pequeños comerciantes vendiendo papiros en el mercado cercano a la Biblioteca de Alejandría.

Me gusta esta obra de Johannes Jelgerhuis (actor, escritor, topógrafo y pintor): La librería de Pieter Meijer Warnals. Fue pintado en 1820 y actualmente se encuentra en el http://www.rijskmuseun.nl

La foto es de wikipedia

Foto de la web del Museo de Montserrat
https://historia-arte.com/obras/joven-decadente

Siempre me ha gustado este cuadro de Rafael Casas «Joven decadente después del baile«. Lo pintó en 1899 y actualmente se puede visitar en el Museo del Monasterio de Montserrat.

Muchas veces me he sentido totalmente identificada con esta joven, cuando en la intimidad de tu casa no importa la postura indecorosa pero cómoda que adoptes. Cuando llegas tarde y cansada, pero solo deseas retomar el libro que tienes entre manos.

Si hoy queremos cuadrar el círculo os recomiendo estos libros y pelis … sobre librerías por supuesto.

LIBROS

«La librería de los finales felices» de Katarina Bivald. Planeta.

https://www.planetadelibros.com/libro-la-libreria-de-los-finales-felices/167991

«La librería» de Penélope Fitzgerald. Impedimienta.

http://impedimenta.es/libros.php/la-libreria

«La librería de monsieur Picquier» de Marc Roger. Duomo

http://www.duomoediciones.com/es/catalogo-editorial/la-librera-de-monsieur-picquier-940.htm

» La librería de los corazones solitarios» de Robert Hillman. Suma

https://www.megustaleer.com/libros/la-librera-de-los-corazones-solitarios/MES-100472

PELIS

«La librería de Isabel Coixet

«La sociedad literaria y el pastel de piel de patata» de Mike Newell

LA INTELIGENCIA EMOCIONAL, el secreto del éxito personal, profesional y social.

La inteligencia emocional es la capacidad de identificar, nombrar, expresar y gestionar de manera adecuada y saludable nuestras emociones; y así mismo saber identificar las emociones de los demás.

La psicóloga Victoria Martínez, fundadora de www.metodoemociona-t.es, define así la inteligencia emocional; y añade, “la inteligencia emocional no es el control absoluto de las emociones de manera que seamos personas “planas”, sino todo lo contrario: es darse permiso para sentir.

http://www.metodoemociona-t.es

Las personas sanas tenemos emociones que van asociadas a la repercusión que sobre nosotros tienen las cosas que nos suceden en la interacción con el entorno.

La inteligencia emocional es la capacidad de saber identificar lo que estamos sintiendo y expresarlo de manera adecuada, en el momento correcto y con la persona implicada.

            Para poder identificar y expresar algo, lo primero que necesitamos es saber nombrarlo, por tanto, yo siempre defino la inteligencia emocional como un idioma nuevo que queremos que nuestros hijos aprendan. “

Para que los niños/as sepan disfrutar al máximo de los momentos de felicidad y posean recursos para manejar el malestar emocional es necesario que sepan identificar y gestionar sus emociones.

Los padres, educadores y profesionales, somos los que le vamos a enseñar al niño/a cómo hacer esto. Por lo tanto, nosotros somos los primeros que tenemos que aprender a identificar y canalizar nuestras propias emociones.

¡¡Ufff, qué difícil parece!! Pero no lo es tanto.

Si educamos a nuestros niños/as emocionalmente conseguiremos:

  • Un correcto ajuste psicológico.
  • Unas relaciones sociales más sanas y felices.
  • Una mejora en el rendimiento académico.
  • Un gran desarrollo de la comunicación personal e interpersonal.
  • Un menor índice de conductas agresivas o violentas.
  • Una mayor tolerancia a la frustración.
  • Una mayor capacidad de resolución de conflictos.
  • Una mayor satisfacción consigo mismos, al sentir que sus emociones son saludables.
  • Una mayor salud física, al no tener emociones reprimidas que se somaticen en el cuerpo.

Y sobre todo va a ayudar a desarrollar la conducta empática de los niños/as: es importante saber cómo nos sentimos, pero igual de importante es saber cómo se sienten los demás. Si queremos lograr un mundo más humanizado en el que el respeto por uno mismo y por los demás sea la base de nuestra sociedad, es imprescindible comprender las emociones de otras personas.

Nuestro objetivo va a ser que los niños/as sean capaces de verbalizar cómo se sienten: cuando estén contentos, tristes, enfadados o tengan miedo, y dotarles de estrategias y recursos personales para manejar dichas emociones de manera saludable. 

Tablero de las emociones de Método Emociona-T

No es cuestión de controlar la emoción, sino de que aprendan a canalizarla, porque todas las emociones tienen su sentido en el desarrollo del niño/a.

Todas las emociones son válidas si se expresan de la manera correcta en el momento adecuado. 

Como padres, debemos empezar por nosotros mismos, si queremos ayudar a nuestros hijos a gestionar sus emociones, por ello os propongo unos ejercicios:

1. Autoconocimiento:

Photo by Adrianna Calvo on Pexels.com

Saber cómo reaccionas ante distintas situaciones, qué cosas no soportas de los demás, qué cosas te hacen sentir feliz, … 

Cuando una persona no se conoce a sí mismo, no conoce nada.

Lo ideal es escribirlo. Escribir esos pensamientos, emociones o sentimientos que nos acompañan a lo largo del día.

2. Autorregulación

Photo by Pixabay on Pexels.com

Es decir, pensar antes de actuar para controlar la impulsividad.

No es reprimir las emociones, es saber gestionarlas para que no nos arrastren. 

Algunos autores lo llaman equilibrio emocional.

3. Empatía 

Photo by Sinitta Leunen on Pexels.com

La empatía es la capacidad de ponerse en el lugar del otro y ser capaz de sentir lo que el otro está sintiendo. 

Es “no juzgar” a los demás, sino intentar comprender por qué hacen lo que hacen.

4. Habilidades sociales 

Photo by Ganta Srinivas on Pexels.com

La inteligencia emocional no puede ser entendida sin la vida en grupo o “tribu”, ya que una persona emocionalmente inteligente sabe cuándo un miembro del grupo necesita un abrazo, una palabra de consuelo, una sonrisa apoyo, etc…, es decir, buscará el bienestar de los demás tanto como el suyo, porque entenderá que la verdadera felicidad no es verse feliz, sino ver cómo los demás son felices con él. 

5. Automotivación 

Photo by Tirachard Kumtanom on Pexels.com

Las personas emocionalmente inteligentes sacan voluntad y fuerza incluso en los peores momentos; sacan una sonrisa aunque no tengan ganas.

Nunca dejan de intentarlo. 

Si nuestro objetivo es que nuestros pequeños hablen sobre sus emociones, lo primero que tendremos que hacer es hablar sobre emociones. Sobre las nuestras, las suyas y las de las personas que nos rodean.

Si no somos capaces de nombrar nuestras emociones…..¿cómo vamos a enseñarles a los peques a nombrar y gestionar las suyas?

Así que..…¡¡a practicar y a bucear en nuestro mundo emocional!!

Para conocer más pincha aquí https://metodoemociona-t.es/

Irene Vallejo, premio nacional de literatura 2020 en la modalidad de Ensayo

Merecidísimo premio a la autora zaragozana Irene Vallejo, que este año ha recogido también el premio Ojo Crítico 2020.

«El infinito en un junco» es un delicado ensayo sobre el origen de los libros en la época egipcia, griega y romana.

Al leerlo, sorprende la maestría con la que Irene Vallejo ha dotado sus eruditas palabras con una facilidad de lectura y comprensión al alcance de todos los lectores.

Es un ensayo literario, sí. Pero es divertido, asombroso y fluido. Al igual que en la trama de una novela, deseas saber más a cada capítulo. Sientes una curiosidad nerviosa por conocer el desenlace en muchas de sus páginas.

Es un libro de esos que se publican de vez en cuando y pasan a la lista del Top Ten de la historia de la literatura.

La colosal erudición de Irene se une a su increíble habilidad en la escritura para darnos a conocer entretenidas anécdotas de personajes históricos y literarios que incrementan nuestro acervo cultural.

Alejandro Magno, Hipatia, Cleopatra, Sócrates, Heródoto, Esquilo, Artemisia, Homero, Safo, Marcial, Cleobulina … personajes que asoman en las páginas de «El infinito en un junco» con gran acierto y cordura.

Es un libro de mesilla. De esos que puedes leer cientos de veces, apuntando pensamientos a los lados de cada párrafo, recorriendo sus paisajes milenarios, formando parte de sus aventuras ancestrales y sus viajes intelectuales a través de los entes protectores (muchas veces anónimos) que han permitido la invención, creación y supervivencia de los libros hasta la actualidad.

«El infinito en un junco». Irene Vallejo. Ed. Siruela. Biblioteca de Ensayo

ISBN 9788417860790

Para saber más https://www.heraldo.es/noticias/ocio-y-cultura/2020/11/04/irene-vallejo-premio-nacional-de-ensayo-2020-1403532.html

Foto de portada de Santiago Basallo para MadeinZGZ, artículo de Cristina Castejón http://madeinzaragoza.es/blog/irene-vallejo-y-las-heroinas-silenciadas/

Día de las almetas

Así llamaba mi abuela a la actual fiesta de Halloween. En contra de lo que muchos piensan, no es una fiesta importada de EEUU. Si bien es cierto que con el paso de los años «ha regresado» al continente europeo.

Mi abuela nació en 1912 en Paternoy. Un pueblo «perdido» (y actualmente deshabitado desde 1964) del Pirineo aragonés. Nunca tuvo agua corriente, luz o carretera. Ella me contaba que durante los días anteriores recogían las calabazas del huerto, les hacían un orificio en la base y posteriormente con una navaja les realizaban incisiones en forma de ojos y boca, vaciando la pulpa. Luego les introducían una vela por la base y las ponían en las ventanas de todas las casas. En su caso, en la ventana de la cocina de casa Cristo de Paternoy, que daba a un callejón.

Actualmente es necesario usar la imaginación para evocar la estampa. Hoy en día la entrada a la casa se encuentra así:

Una imagen perfecta para cualquier historia de miedo. Al fondo, a la derecha, la entrada a la casa.

La razón de poner calabazas con velas en las ventanas era espantar a las almetas, que ese día salían libremente de las tumbas y vagaban por los pueblos y caminos intentando conseguir paz, exculpaciones o dar por terminados acontecimientos que habían dejado a medias en vida.

Esta tradición se la enseñó su madre, María Bailo, que también la recibió de sus padres, José Francisco y Lucía, y ellos de los suyos… y así podría seguir hasta 1661, que es hasta dónde tengo constancia de mi familia de Paternoy. Una mujer excepcional, como la recuerda, nacida en Santa María La Peña. Callada, prudente, muy enamorada de su marido, Maximino, y profundamente respetada por él. En todos los aspectos. «Una mujer con sentido común«, me decía muchas veces.

Ese día era común elaborar unos dulces para tomar por la noche a la luz del fuego familiar. No recuerdo muy bien qué tipo de postre era. Pero sí que comían frutos secos: nueces, almendras o avellanas recolectados en el campo o en sus huertos. Un ambiente solemne reinaba durante todo el día. Una mezcla de miedo, desasosiego y nerviosismo, sobre todo en los niños.

Foto de Retro Kimmer´s Blog

También había momentos para las bromas, aunque parezca mentira. Por aquel entonces (aproximadamente el año 1900) vivían más de 130 vecinos en Paternoy. Había mucha gente joven, mozés y mozetas en edad de festejar. Era muy común que el mozé enamorado llamará a la puerta (con la aldaba claro) y la mozeta (que creo que lo esperaba) se asomase a la ventana de la cocina (que solían dar encima de las puertas de entrada) y él le diera un tremendo susto acercando a la ventana una almeta. Que no era otra cosa que una horrible cara por ellos fabricada con trapos, hojas o piedrecillas atada al final de un palo largo. También se utilizaban los huesos o el cráneo de algún animal. En esta temporada había muchos puesto que se acercaba el invierno y era el momento de matar los animales de casa para hacer acopio de comida y no pasar hambre. Antes los inviernos eran más largos y más fríos.

Otras veces les llevarían dulces, pero el día de las almetas era necesario dar sustos como una forma de demostrar interés hacia ellas.

Terminando con lo que debería haber sido el principio del texto, debo decir que la fiesta de los difuntos tiene un claro origen celta y pagano, mezclado con la posterior celebración cristiana de recuerdo a los muertos en la familia.

A EEUU llegó en el siglo XIX de la mano de los numerosos irlandeses que emigraron en esa época al continente europeo. Una población por entonces muy empobrecida pero muy rica en cultos ancestrales.

Los americanos, expertos en magnificar cualquier rito, la llenaron de chuches, disfraces y decoraciones extravagantes. La primera vez que vi la fiesta americana de Halloween fue en la película de E.T. El Extraterrestre, dirigida en 1982 por @stevenspielberg y escrita por la guionista Melisa Mathison.

Fotograma de la película E.T. El extraterrestre

Hacerse la cama … el primer paso hacia el éxito emocional, personal y profesional de nuestros hijos

Photo by Jaymantri on Pexels.com

A partir de los dos o tres años, los niños ya pueden realizar algunas tareas domésticas como regar las plantas, ordenar los juguetes o tirar las cosas a la basura.

Y a partir de los cinco ya pueden hacerse la cama. Está demostrado que este hábito tan sencillo ayuda a sentirnos bien a primera hora del día porque actúa como un logro en cadena. Nos sentimos bien por haberlo realizado y eso nos llevará a querer conseguir más logros. Nos motiva y nos prepara para afrontar el día con ilusión. Por eso es tan importante que los niños adquieran el hábito de hacerse la cama, tengamos ayuda o no en casa. Una frase que me encanta es:

Si quieres cambiar al mundo empieza por hacer tu cama

Almirante William H. McCraven

Al igual que hacerse la cama, realizar el resto de tareas domésticas (adaptadas a cada edad), les facilita el establecimiento de hábitos tan importantes para su desarrollo futuro. Los hábitos dan seguridad y permiten desarrollar la competencia lógica.

Realizar tareas en casa es una forma de aumentar la autoestima de los niños, puesto que lo perciben como un gesto de confianza en sus capacidades y se sienten valorados por sus padres.

También sabemos que los niños que participan desde pequeños en las tareas del hogar suelen ser más organizados en sus estudios, en su cuarto, la higiene personal, etc … lo que repercute de forma positiva en su futuro rendimiento académico y profesional.

¿Cómo hacer que los niños ayuden en casa?

1.- Adaptar las tareas a cada edad. Incluyo una tabla muy completa editada por la revista Etapa Infantil, donde se recogen muchas tareas domésticas por edades, pero que habrá que adaptar según el proceso madurativo del niño.

2.- Mostrarles cómo se hace tantas veces sean necesarias. Pero siempre como si fuera un juego. No hay que utilizar las tareas domésticas como si fuera un castigo a realizar.

3.- Animarles en cada tarea realizada, aunque no esté perfecta. Es mejor comenzar por una tarea fácil y que le guste. Y armarse de paciencia. La EAE bussines school dice que para interiorizar un hábito un adulto necesita veintiún días, y un niño sesenta y seis días. Algunos más, otros menos, cada niño es distinto.

Recétame un cuento

Muchas veces hablamos de la importancia que tiene para los niños la lectura y la comprensión lectora. Pero esta vez vamos a ser más exactos, vamos a «convenceros» de lo bueno que es para la salud leer cuentos, ya tengas  tres, treinta o sesenta años.

Clive Staples Lewis, escritor irlandés conocido por ser autor de Las crónicas de Narnia decía:

“Un día llegarás a ser tan maduro, que volverás a leer cuentos”

Y es que los beneficios de leer cuentos son múltiples. Muchos son los artículos y los estudios que hablan de ello, pero los vamos a intentar sintetizar:

Photo by Lina Kivaka on Pexels.com

1.- El beneficio del afecto. Por encima de todos ellos. Para los niños contarles cuentos es mucho más que eso. Es decirles que los amas profundamente y quieres estar con ellos.

2.- El beneficio de la imaginación y la creatividad. Porque todo vale y los niños son capaces de crear históricas fantásticas y magníficas que los transportan a otras épocas o lugares, reales o imaginados.

3.- El beneficio de la empatía. Los niños se ponen en el lugar de los personajes lo que les ayuda a identificar situaciones, emociones o sentimientos con los cuales se sienten identificados. Tal cómo resuelva el conflicto el personaje, les dará a ellos trucos y recursos para resolver sus propios conflictos personales o sociales.

4.- El beneficio del aprendizaje. Leer cuentos es una forma de aprender disfrutando y sin que me lo exijan. Podrán aprender vocabulario, geografía o nombres de plantas, según el cuento que elijan.

5.- El beneficio del pensamiento crítico. Y es que enlazado con el beneficio de la empatía, los cuentos les dan mucho que pensar a los niños. Sobre cómo son los personajes, si actúan bien o no, si se ven identificados, si hubieran hecho lo mismo. Todo ello les hace reflexionar sobre situaciones similares a las que se enfrentarán el día de mañana.

6.- El beneficio de la atención y/o concentración. En la era de las nuevas tecnologías y el exceso de información que les llega a los niños permanentemente, todos hemos comprobado que en general les cuesta mucho concentrarse y terminar cualquier tarea. La lectura de un cuento les ayudará a fomentar esta cualidad.

Publicado en la revista Barrios del Sur 201218

Fotografía Heraldo de Aragón

Cada 24 de octubre se celebra el día de las bibliotecas

Las bibliotecas, esos lugares mágicos y casi terapeúticos donde encontramos paz con el mundo y conexión con nosotros mismos.

Esos lugares donde podemos leer, estudiar, consultar, escuchar, investigar … casi de forma infinita.

Esos lugares regentados por eratóstenes e hipatias de paciencia inagotable y voces sosegadas.

Papiros. Pergaminos. Códex. Legajos. Manuscritos. Libros. Periódicos. Cedes.

Botiquín del alma para griegos, el lugar sanador del alma para los egipcios, la casa de la memoria para los sumerios, océano de gemas para tibetanos.

Las imágenes son del año 2019. Celebramos este día en la Biblioteca Municipal de María de Huerva.

Para el año 2021 está prevista la inauguración de la Biblioteca Municipal de Arbués.

Gracias al apoyo del Ayuntamiento de Bailo, y a numerosos amigos y colaboradores que estáis donando libros para que su existencia sea posible: Pedro, Ana, Carmela, Santi, Pili, Esther, Miguel Angel, Luis, Maite, José, Ana, Lucía, María, IS Corona de Aragón, …

Ana Alcolea, premio de las Letras Aragonesas 2020

Foto Guillermo Mestre Heraldo de Aragón Leer la noticia completa:

https://www.heraldo.es/noticias/ocio-y-cultura/2020/10/20/ana-alcolea-premio-literatura-aragon-javier-lamban-escritora-1401133.html

Ana Alcolea nació en Zaragoza y allí cursó sus estudios de Filosofía y Letras. Ha sido profesora de lengua y literatura durante muchos años.

Desde que publicó El medallón perdido en 2001, ha sido una prolífica y extraordinaria escritora. Entre sus publicaciones destacan las editadas por Anaya en colaboración con el ilustrador aragonés David Guirao:

El secreto del galeón, El secreto del espejo y El secreto de la esfinge

El abrazo del árbol, El abrazo de la sirena y El abrazo de las amapolas

En mi opinión Donde aprenden a volar las gaviotas (2007) destaca por encima de todos. Creo que debería ser de lectura obligada en los institutos.

Sus libros destacan por el uso magistral y claro del lenguaje, unas tramas que te atrapan desde el primer momento y unos personajes muy empáticos y emotivos con los cuales nos podemos ver identificados nosotros mismos o las personas de nuestro entorno.

Recientemente ha publicado su segunda novela para adultos El brindis de Margarita.